Retablo Mayor

Está ordenado en cinco calles y cuatro entre calles y en altura, en banco y tres pisos. Toda la estructura está protegida por un guardapolvo.
Sobre esta espléndida estructura arquitectónica se despliega un amplio programa iconográfico centrado en los pasajes de la vida de la Virgen María en su relación con la de su hijo Jesucristo.
Las escenas presentan una composición abigarrada con abundancia de personajes y frecuentes inclusiones de detalles anecdóticos, pintorescos del gusto del estilo tardogótico.
La documentación no aclara la historia de este monumental retablo pero podemos aventurar que se labró en los primeros años del s. XVI.
Se desconocen quiénes fueron los tallistas pero sí se sabe el nombre del policromador que fue Juan García de Crisal.